En caso de enfermedad o accidente inculpable que impida la prestación del servicio el trabajadora tendrá derecho a percibir su remuneración (la cual se liquidará conforme a la que perciba el trabajador/a al momento de interrupción de los servicios) durante un período de hasta tres (3) meses al año, si la antigüedad en el servicio fuera menor de cinco (5) años y de seis (6) meses si fuera mayor.